9 de diciembre de 2009

Tremenda Fiesta de Ensenada Ciudad Tripera



Más de 300 Gimnasistas compartieron una noche de fiesta popular el pasado lunes en las instalaciones del Club Caboverdeano de Ensenada. La banda de Ensenada Ciudad Tripera organizó el evento para despedir el año y celebrar como solo los Triperos saben hacer.
La familia Tripera se acercó en masa a la fiesta demostrando una vez más que no necesita de resultados deportivos para las manifestaciones festivas y populares. La noche comenzó a las 21 horas en un club vestido completamente de Azul y Blanco con tradicionales banderas como “Ensenada” y “Ensenada Ciudad Tripera”; trapos que fecha tras fecha se ven en los partidos de Gimnasia.
Representantes del Club de Gimnasia y Esgrima La Plata, de distintas filiales y medios partidarios compartieron con la Barriada la noche ensenadense. Desde el club acercaron una camiseta para sortear y se recibieron además un presente de la Filial Pedro Troglio y revistas “Ginasiá” que se entregaron en la fiesta (el agradecimiento para todos ellos).
Hubo empanadas, pizza libre, postre y bebidas en la cena. Respeto a las actividades, se proyectaron varios videos por pantalla gigante: el primero de ellos de las diferentes actividades de “Ensenada Ciudad Tripera”; otro con el saludo de los jugadores y la entrega de Chirola Romero, a quien se agradece el gesto y el sentimiento por el Lobo, de una camiseta para sortear entre el Triperío; y un último video con los Trillizos Prado nacidos recientemente en Ensenada con la camiseta del Lobo puesta desde la cuna.
La noche siguió con la Cumbia Tripera de Robertito, cantante no vidente, quien hizo bailar a todos los presentes. La aparición de la Murga de la Barriada Ensenada Ciudad Tripera fue el momento de mayor algarabía de la noche: trompetas, bombos, redoblantes, platillos, papelitos, humo y bombas de estruendo que se arrojaron desde las afueras del salón le dieron un marcó único a la fiesta y le hicieron saber al resto de la Ciudad que Ensenada fue, es y será por siempre Tripera.
Luego llegó Roberto Bruckman y su banda para engalanar aun más una fiesta a la que no le falto nada. En pleno recital se sortearon las camisetas oficiales que se sumaron a la gran cantidad de premios que se sortearon durante toda la noche.
Cerca de las 6 de la mañana se detuvo la música de la fiesta con más de 100 Triperos en el salón de Caboverdeano que de seguir el ritmo, todavía estarían bailando. Se cerró una nueva jornada de fiesta Popular y Gimnasista, dos términos que con el correr de los años se han transformado en sinónimos.




video